CLINICA DE ORTOPEDIA EN TOLUCA Y METEPEC
Clínica de Columna  Vertebral en Toluca
LUXACION CONGENITA DE CADERA
Algunas sinónimos de "Displasia del desarrollo de la cadera" (DDH) son "Luxación congénita de la cadera" (CDH), “Luxación de cadera” o “Caderas laxas”; en ocasiones los padres refieren que les dijeron que la cadera está desviada. El uso de la palabra congénita significa que ya existe en el nacimiento, porque la articulación en un recién nacido se forma a partir de cartílago y todavía es maleable, por lo que la aparición es difícil de determinar. ¿Qué es la displasia congénita de cadera (DDC)? La cadera es una articulación formada por el hueso del muslo, llamado fémur que tiene forma de bastón y que en su extremo es similar a una esfera y el acetábulo, parte de la pelvis que es similar a una esfera hueca o socket, lo normal es que la esfera sólida del fémur se ubique dentro de la esfera hueca que es el acetábulo.
Ortopedia Pediátrica
Displasia del desarrollo de la cadera o la DDH, es una enfermedad en niños en los que los huesos de la articulación de la cadera, no se forman o crecen juntos correctamente. Esta alteración del crecimiento normal de la cadera se produce generalmente cuando el niño es todavía un feto en desarrollo, pero puede ocurrir, en la primera infancia también, es decir después del nacimiento. Como resultado, la cabeza (la "bola") del fémur (hueso del muslo) no mantiene su posición normal, central en la pelvis (el "socket") alterando la forma de ambos huesos en grados variables, desde una alteración en la forma de la esfera hueca que deja de cubrir en forma ideal a la cabeza femoral lo que se llama displasia acetabular, que es asintomática totalmente y es oculta a la exploración física y que puede evolucionar con el tiempo y falta de tratamiento a un alejamiento (subluxación) o hasta su salida total (luxación). Si no se detecta ni se trata, la articulación puede desplazarse completamente fuera de la cavidad, por lo que un niño puede terminar con una articulación inestable en la infancia tardía o la edad adulta, lo que puede conducir a problemas para caminar y otras actividades como el juego y la socialización con otros niños. Esta inestabilidad puede causar desgaste temprano u osteoartritis en la articulación, produciéndose una cojera dolorosa a una edad relativamente jóven. EL OBJETIVO DE UNA CONSULTA PARA DETECTAR SI HAY ALGUNA ALTERACION DESDE DISPLASIA PURA HAST ALA LUXACION ES QUE EL HACERLO EN FORMA OPORTUNA Y TEMPRANO LLEGAR A EVITAR QUE EL TRATAMIENTO LLEGUE A SER QUIRURGICO. El término DDH en realidad denota un amplio espectro de condiciones, dese un cambio leve en la forma de los huesos de la cadera hasta una mayor luxación que sólo se puede corregir con la cirugía. Algunos pacientes nacen con este problema y otros desarrollan displasia como niños pequeños. No todos los pacientes con DDH tienen luxaciones, y no todos los casos son congénitos (es decir, que presenta al nacer). Aunque la forma congénita de la condición es con mucho el más común, también puede desarrollar después del nacimiento y estar asociada con enfermedades neurológicas (tales como defectos de la médula espinal o parálisis cerebral infantil. Generalmente no se presentan síntomas por lo que es necesario que todo recién nacido sea revisado por un especialista familiarizado en estas situaciones y apoyarse con ultrasonido de cadera o radiografías según el caso y edad, siendo que estos estudios deberían ser rutinarios en todos los recién nacidos. Algunos datos básicos sobre DDH DDH es completamente indoloro generalmente en niños Aproximadamente 1 de cada 100 niños nace con DDH (de alguna forma), y alrededor de 1 de cada 1000 niños tiene una cadera dislocada al nacer La incidencia de la DDH es más alto de lo normal para los niños con las siguientes características, conocidas como factores de riesgo: - Los niños primogénitos - Historia familiar positiva (es decir, un pariente de la familia tenía DDH) - Sexo femenino (que es aproximadamente cuatro veces más común en las niñas que en los niños) - El nacimiento prematuro (es más común en los bebés que nacen antes de las 37 semanas de duración) - Posición de nalgas (los niños con sus piernas presentando por primera vez en el vientre, justo antes del nacimiento) - El oligohidramnios o en el momento del parto (los niños que estaban rodeados por menos líquido amniótico de lo normal en el útero, cuando es examinado por un ultrasonido fetal) - Los niños nacen con determinadas otras condiciones músculo esqueléticas, tales como tortícolis (en las que los músculos del cuello están contraídos en un lado) o deformidades del pie DDH afecta la cadera izquierda con más frecuencia que la cadera derecha (cerca del 60% de los casos afecta sólo a la cadera izquierda, el 20% sólo la cadera derecha, y el 20% ambas caderas) ¿Qué causa la DDH? Hay varios factores que se cree que contribuyen al desarrollo de DDH, y algunos factores pueden ser más o menos prominentes en diferentes individuos. Un hallazgo común en niños con DCC es que los ligamentos que rodean la articulación muestran excesiva laxitud lo que significa que son más elásticos de lo normal. Debido a que la cápsula no mantiene los huesos en contacto estrecho, como se mencionó anteriormente, no crecen completamente o correctamente, dando lugar a inestabilidad de la articulación. Cuanto más tiempo pasa la articulación en una posición inestable, el más su crecimiento normal se verá afectado. Existe la hipótesis de que DDH es más común entre las niñas porque las hormonas femeninas que circulan en el útero de un feto femenino puede contribuir al aumento de la laxitud articular. Otro factor que contribuye puede ser la posición del niño mientras está en el útero, o la combinación de las presiones a las que un feto puede sufrir, sin desarrollo en el útero. Por ejemplo, una explicación de por qué los primogénitos son más comúnmente afectados se debe a que el útero de la madre, no se ha extendido todavía en el proceso de trabajo, crear mayores presiones que pueden colocar la cadera en una posición más inestable. Aunque otras teorías similares, se refieren a los factores de riesgo, las causas exactas y la fisiopatología de DDH permanecen en gran medida sin probar, y las investigaciones en curso en varios centros médicos en los EE.UU. se dedican a la identificación de estas causas y mejorar el tratamiento y la prevención de la enfermedad. ¿Cómo se diagnostica? En niños pequeños, DDH se diagnostica por un examen físico simple, en el que un Ortopedista Pediátrico evalúa los movimientos de la articulación de la cadera. Estos exámenes se realizan rutinariamente en los niños por su pediatra primario. Los muslos son suavemente maniobrados hacia atrás en la prueba de Barlow, que puede demostrar que la cadera es inestable y puede ser luxado. Otra parte del examen físico, llamada prueba de Ortolani, en el que los muslos se colocan a un lado y se maniobra un poco hacia adelante, puede demostrar que la cadera ya está luxado, y la cabeza del fémur puede o no puede deslizarse hacia atrás en el acetábulo. También hay signos físicos que pueden sugerir la presencia de DDH, y los padres pueden ayudar a darse cuenta de estos síntomas en su hijo. Por ejemplo, los pliegues de la piel en la parte posterior del muslo puede ser desigual en los dos lados, o las piernas pueden parecer diferentes longitudes, o dificultada a abrirse o separarse para el cambio de pañal. Los niños con DCH puede tener movimientos limitados o flexibilidad en la cadera afectada, y los niños mayores mostrar cojera, parecen ligeramente caminar como “pato” o caminar en puntas de pie al comenzar a caminar. Las radiografías de la articulación de la cadera puede confirmar el diagnóstico de la DDH en estos niños. El Ultrasonido es una herramienta útil de diagnóstico que se utiliza a menudo después del examen físico y consiste en colocar una sonda no invasiva aplanada en la articulación para mostrar una imagen de los tejidos profundos y huesos. es muy útil desde el nacimiento (preferible desde el mes de edad y hasta los 6 meses, ya que podemos ver las partes blandas o cartilaginosas que aún no se vuelven hueso y no se observan en las radiografías, por lo que su imagen es más exacta. Colocación del transductor del Ultrasonido Las radiografías se empiezan a usar a a partir de los 6 meses de edad, y podemos observar las relaciones y forma del hueso del muslo, el Fémur y el acetábulo. ¿Cómo se trata? Hay una variedad de tratamientos disponibles para DDH, y el determinante más importante en la selección de un tratamiento adecuado es la edad del niño. Si DDH se detecta poco después del nacimiento, el recién nacido debe ser colocado en un arnés de Pavlik, un sencillo dispositivo que se sujeta alrededor de las piernas del niño y los hombros. Está diseñado para mantener las piernas en la posición adecuada para que la articulación de la cadera esté en contacto cercano (con la "bola" cómodamente en el "socket"), de modo que pueda crecer y los ligamentos de la cadera mantengan la correcta posición con una tensión normal. El arnés de Pavlik se usa generalmente antes de los 6 meses, y es sorprendentemente suave y cómodo. En algunas caderas luxadas, especialmente en niños mayores de 6 meses de edad, la cadera puede no normalizarse inmediatamente, incluso con un arnés de Pavlik, por lo que se lleva a cabo una técnica conocida como una reducción cerrada que consiste en la manipulación de la cadera en el quirófano bajo anestesia general. Si la luxación es más inestable y no se puede manipular fácilmente, una operación quirúrgica conocida como una reducción abierta para poder colocar la articulación en su lugar. Después, un molde de yeso se aplica a la pierna y el abdomen inferior para mantener la articulación en su lugar. Con la edad de los niños, la gravedad de los problemas aumenta, los niños pueden requerir otros procedimientos, incluyendo las operaciones que reorienten el fémur o los huesos de la pelvis. Todos los métodos están diseñados para posicionar la cadera juntos más apropiadamente y mejorar la estabilidad de la articulación en el futuro. Se trata de operaciones que suelen realizar que pueden ayudar a la parte posterior de cadera en el camino hacia un desarrollo normal. Hacer frente a la DDH DDH en un niño puede ser una condición difícil para algunos padres para hacer frente, en particular debido a que su niño puede parecer completamente saludable, a menudo con apariencia normal piernas y las caderas. Por lo tanto, para los niños que tienen que usar un yeso o recibir la cirugía, el tratamiento puede parecer un poco extremo. Sin embargo, es importante recordar que las medidas correctivas que mejoran en gran medida la salud futura del niño y evitar lo que de otro modo podría ser una condición debilitante. Por otra parte, la gran mayoría de los niños con DDH aceptan bien con el tratamiento y logran tener la función de caminar a una edad normal. La mayoría no son en absoluto limitados en las actividades en las que participan, como juegos o deportes competitivos. Por lo tanto, aunque la enfermedad puede presentar algunos obstáculos temprano en la vida de un niño, la detección temprana y la adherencia al régimen de tratamiento adecuado le permitirá a su hijo a ser activo y saludable a través de la infancia y en la adolescencia y la edad adulta. Naturalmente, es posible que tenga otras preguntas sobre DDH que no son contestadas en el resumen anterior. Damos la bienvenida a cualquier pregunta, por lo que le instamos a plantear durante su próxima visita al consultorio.
Articulación de la cadera
Articulación de la cadera Luxación Congénita de Cadera Toluca Cronología y esquema de la Luxación de cadera Luxación Congénita de Cadera Metepec
Cronología de la Luxación de cadera
Esquema de Luxación progresiva
Evolución perfecta sin Cirugía gracias a la detección oportuna
Evolución perfecta sin Cirugía gracias a la detección oportuna
Clínica de Ortopedia en Toluca y Metepec
Displasia acetabular pura, note la línea azul del lado derecho de la foto es más vertical que el otro lado
Cadera totalmetne afuera
Asimetría en la longitud de caderas, signo típico de Luxación
Exámen de la Cadera por Especialista en Ortopedia Pliegues desiguales o asimétricos
Exámen de la Cadera por Especialista en Ortopedia
Pliegues desiguales o asimétricos
Ultrasonido de la cadera
Ultrasonido de la cadera
Tratamiento de la Luxación Congénita de Cadera Toluca
DR. LUIS ALBERTO IBARRA ZAZUETA
Centro de Cirugía Mínima Invasiva
Citas al Tel.
Especialista en Columna Vertebral y Ortopedia
Centro Médico de Toluca
Urgencias al Cel.: 722 850 6543
(722) 232.2631
Centro de Cirugía Mínima Invasiva
DR. LUIS A. IBARRA ZAZUETA
Centro de Cirugía Mínima Invasiva
Citas al Tel.
Especialista en Columna Vertebral y Ortopedia
Centro Médico de Toluca
Urgencias Cel.: 722 850 6543
(722) 232 2631
Clínica de Columna  Vertebral en Toluca
Ortopedia Pediátrica
LUXACION CONGENITA DE CADERA
Algunas sinónimos de "Displasia del desarrollo de la cadera" (DDH) son "Luxación congénita de la cadera" (CDH), “Luxación de cadera” o “Caderas laxas”; en ocasiones los padres refieren que les dijeron que la cadera está desviada. El uso de la palabra congénita significa que ya existe en el nacimiento, porque la articulación en un recién nacido se forma a partir de cartílago y todavía es maleable, por lo que la aparición es difícil de determinar. ¿Qué es la displasia congénita de cadera (DDC)? La cadera es una articulación formada por el hueso del muslo, llamado fémur que tiene forma de bastón y que en su extremo es similar a una esfera y el acetábulo, parte de la pelvis que es similar a una esfera hueca o socket, lo normal es que la esfera sólida del fémur se ubique dentro de la esfera hueca que es el acetábulo.
Displasia del desarrollo de la cadera o la DDH, es una enfermedad en niños en los que los huesos de la articulación de la cadera, no se forman o crecen juntos correctamente. Esta alteración del crecimiento normal de la cadera se produce generalmente cuando el niño es todavía un feto en desarrollo, pero puede ocurrir, en la primera infancia también, es decir después del nacimiento. Como resultado, la cabeza (la "bola") del fémur (hueso del muslo) no mantiene su posición normal, central en la pelvis (el "socket") alterando la forma de ambos huesos en grados variables, desde una alteración en la forma de la esfera hueca que deja de cubrir en forma ideal a la cabeza femoral lo que se llama displasia acetabular, que es asintomática totalmente y es oculta a la exploración física y que puede evolucionar con el tiempo y falta de tratamiento a un alejamiento (subluxación) o hasta su salida total (luxación). Si no se detecta ni se trata, la articulación puede desplazarse completamente fuera de la cavidad, por lo que un niño puede terminar con una articulación inestable en la infancia tardía o la edad adulta, lo que puede conducir a problemas para caminar y otras actividades como el juego y la socialización con otros niños. Esta inestabilidad puede causar desgaste temprano u osteoartritis en la articulación, produciéndose una cojera dolorosa a una edad relativamente jóven. EL OBJETIVO DE UNA CONSULTA PARA DETECTAR SI HAY ALGUNA ALTERACION DESDE DISPLASIA PURA HAST ALA LUXACION ES QUE EL HACERLO EN FORMA OPORTUNA Y TEMPRANO LLEGAR A EVITAR QUE EL TRATAMIENTO LLEGUE A SER QUIRURGICO. El término DDH en realidad denota un amplio espectro de condiciones, dese un cambio leve en la forma de los huesos de la cadera hasta una mayor luxación que sólo se puede corregir con la cirugía. Algunos pacientes nacen con este problema y otros desarrollan displasia como niños pequeños. No todos los pacientes con DDH tienen luxaciones, y no todos los casos son congénitos (es decir, que presenta al nacer). Aunque la forma congénita de la condición es con mucho el más común, también puede desarrollar después del nacimiento y estar asociada con enfermedades neurológicas (tales como defectos de la médula espinal o parálisis cerebral infantil. Generalmente no se presentan síntomas por lo que es necesario que todo recién nacido sea revisado por un especialista familiarizado en estas situaciones y apoyarse con ultrasonido de cadera o radiografías según el caso y edad, siendo que estos estudios deberían ser rutinarios en todos los recién nacidos. Algunos datos básicos sobre DDH DDH es completamente indoloro generalmente en niños Aproximadamente 1 de cada 100 niños nace con DDH (de alguna forma), y alrededor de 1 de cada 1000 niños tiene una cadera dislocada al nacer La incidencia de la DDH es más alto de lo normal para los niños con las siguientes características, conocidas como factores de riesgo: - Los niños primogénitos - Historia familiar positiva (es decir, un pariente de la familia tenía DDH) - Sexo femenino (que es aproximadamente cuatro veces más común en las niñas que en los niños) - El nacimiento prematuro (es más común en los bebés que nacen antes de las 37 semanas de duración) - Posición de nalgas (los niños con sus piernas presentando por primera vez en el vientre, justo antes del nacimiento) - El oligohidramnios o en el momento del parto (los niños que estaban rodeados por menos líquido amniótico de lo normal en el útero, cuando es examinado por un ultrasonido fetal) - Los niños nacen con determinadas otras condiciones músculo esqueléticas, tales como tortícolis (en las que los músculos del cuello están contraídos en un lado) o deformidades del pie DDH afecta la cadera izquierda con más frecuencia que la cadera derecha (cerca del 60% de los casos afecta sólo a la cadera izquierda, el 20% sólo la cadera derecha, y el 20% ambas caderas).
Articulación de la cadera
Articulación de la cadera Cronología y esquema de la Luxación de cadera
Cronología de la Luxación de cadera
Esquema de Luxación progresiva
Evolución perfecta sin Cirugía gracias a la detección oportuna
Evolución perfecta sin Cirugía gracias a la detección oportuna
Clínica de Ortopedia en Toluca y Metepec
Displasia acetabular pura, note la línea azul del lado derecho de la foto es más vertical que el otro lado
Cronología y esquema de la Luxación de cadera
CLINICA DE ORTOPEDIA EN TOLUCA Y METEPEC
MENU
LUXACION CONGENITA DE CADERA
Algunas sinónimos de "Displasia del desarrollo de la cadera" (DDH) son "Luxación congénita de la cadera" (CDH), “Luxación de cadera” o “Caderas laxas”; en ocasiones los padres refieren que les dijeron que la cadera está desviada. El uso de la palabra congénita significa que ya existe en el nacimiento, porque la articulación en un recién nacido se forma a partir de cartílago y todavía es maleable, por lo que la aparición es difícil de determinar. ¿Qué es la displasia congénita de cadera (DDC)? La cadera es una articulación formada por el hueso del muslo, llamado fémur que tiene forma de bastón y que en su extremo es similar a una esfera y el acetábulo, parte de la pelvis que es similar a una esfera hueca o socket, lo normal es que la esfera sólida del fémur se ubique dentro de la esfera hueca que es el acetábulo.
Displasia del desarrollo de la cadera o la DDH, es una enfermedad en niños en los que los huesos de la articulación de la cadera, no se forman o crecen juntos correctamente. Esta alteración del crecimiento normal de la cadera se produce generalmente cuando el niño es todavía un feto en desarrollo, pero puede ocurrir, en la primera infancia también, es decir después del nacimiento. Como resultado, la cabeza (la "bola") del fémur (hueso del muslo) no mantiene su posición normal, central en la pelvis (el "socket") alterando la forma de ambos huesos en grados variables, desde una alteración en la forma de la esfera hueca que deja de cubrir en forma ideal a la cabeza femoral lo que se llama displasia acetabular, que es asintomática totalmente y es oculta a la exploración física y que puede evolucionar con el tiempo y falta de tratamiento a un alejamiento (subluxación) o hasta su salida total (luxación). Si no se detecta ni se trata, la articulación puede desplazarse completamente fuera de la cavidad, por lo que un niño puede terminar con una articulación inestable en la infancia tardía o la edad adulta, lo que puede conducir a problemas para caminar y otras actividades como el juego y la socialización con otros niños. Esta inestabilidad puede causar desgaste temprano u osteoartritis en la articulación, produciéndose una cojera dolorosa a una edad relativamente jóven. EL OBJETIVO DE UNA CONSULTA PARA DETECTAR SI HAY ALGUNA ALTERACION DESDE DISPLASIA PURA HAST ALA LUXACION ES QUE EL HACERLO EN FORMA OPORTUNA Y TEMPRANO LLEGAR A EVITAR QUE EL TRATAMIENTO LLEGUE A SER QUIRURGICO. El término DDH en realidad denota un amplio espectro de condiciones, dese un cambio leve en la forma de los huesos de la cadera hasta una mayor luxación que sólo se puede corregir con la cirugía. Algunos pacientes nacen con este problema y otros desarrollan displasia como niños pequeños. No todos los pacientes con DDH tienen luxaciones, y no todos los casos son congénitos (es decir, que presenta al nacer). Aunque la forma congénita de la condición es con mucho el más común, también puede desarrollar después del nacimiento y estar asociada con enfermedades neurológicas (tales como defectos de la médula espinal o parálisis cerebral infantil. Generalmente no se presentan síntomas por lo que es necesario que todo recién nacido sea revisado por un especialista familiarizado en estas situaciones y apoyarse con ultrasonido de cadera o radiografías según el caso y edad, siendo que estos estudios deberían ser rutinarios en todos los recién nacidos. Algunos datos básicos sobre DDH DDH es completamente indoloro generalmente en niños Aproximadamente 1 de cada 100 niños nace con DDH (de alguna forma), y alrededor de 1 de cada 1000 niños tiene una cadera dislocada al nacer La incidencia de la DDH es más alto de lo normal para los niños con las siguientes características, conocidas como factores de riesgo: - Los niños primogénitos - Historia familiar positiva (es decir, un pariente de la familia tenía DDH) - Sexo femenino (que es aproximadamente cuatro veces más común en las niñas que en los niños) - El nacimiento prematuro (es más común en los bebés que nacen antes de las 37 semanas de duración) - Posición de nalgas (los niños con sus piernas presentando por primera vez en el vientre, justo antes del nacimiento) - El oligohidramnios o en el momento del parto (los niños que estaban rodeados por menos líquido amniótico de lo normal en el útero, cuando es examinado por un ultrasonido fetal) - Los niños nacen con determinadas otras condiciones músculo esqueléticas, tales como tortícolis (en las que los músculos del cuello están contraídos en un lado) o deformidades del pie DDH afecta la cadera izquierda con más frecuencia que la cadera derecha (cerca del 60% de los casos afecta sólo a la cadera izquierda, el 20% sólo la cadera derecha, y el 20% ambas caderas) ¿Qué causa la DDH? Hay varios factores que se cree que contribuyen al desarrollo de DDH, y algunos factores pueden ser más o menos prominentes en diferentes individuos. Un hallazgo común en niños con DCC es que los ligamentos que rodean la articulación muestran excesiva laxitud lo que significa que son más elásticos de lo normal. Debido a que la cápsula no mantiene los huesos en contacto estrecho, como se mencionó anteriormente, no crecen completamente o correctamente, dando lugar a inestabilidad de la articulación. Cuanto más tiempo pasa la articulación en una posición inestable, el más su crecimiento normal se verá afectado. Existe la hipótesis de que DDH es más común entre las niñas porque las hormonas femeninas que circulan en el útero de un feto femenino puede contribuir al aumento de la laxitud articular. Otro factor que contribuye puede ser la posición del niño mientras está en el útero, o la combinación de las presiones a las que un feto puede sufrir, sin desarrollo en el útero. Por ejemplo, una explicación de por qué los primogénitos son más comúnmente afectados se debe a que el útero de la madre, no se ha extendido todavía en el proceso de trabajo, crear mayores presiones que pueden colocar la cadera en una posición más inestable. Aunque otras teorías similares, se refieren a los factores de riesgo, las causas exactas y la fisiopatología de DDH permanecen en gran medida sin probar, y las investigaciones en curso en varios centros médicos en los EE.UU. se dedican a la identificación de estas causas y mejorar el tratamiento y la prevención de la enfermedad. ¿Cómo se diagnostica? En niños pequeños, DDH se diagnostica por un examen físico simple, en el que un Ortopedista Pediátrico evalúa los movimientos de la articulación de la cadera. Estos exámenes se realizan rutinariamente en los niños por su pediatra primario. Los muslos son suavemente maniobrados hacia atrás en la prueba de Barlow, que puede demostrar que la cadera es inestable y puede ser luxado. Otra parte del examen físico, llamada prueba de Ortolani, en el que los muslos se colocan a un lado y se maniobra un poco hacia adelante, puede demostrar que la cadera ya está luxado, y la cabeza del fémur puede o no puede deslizarse hacia atrás en el acetábulo. También hay signos físicos que pueden sugerir la presencia de DDH, y los padres pueden ayudar a darse cuenta de estos síntomas en su hijo. Por ejemplo, los pliegues de la piel en la parte posterior del muslo puede ser desigual en los dos lados, o las piernas pueden parecer diferentes longitudes, o dificultada a abrirse o separarse para el cambio de pañal. Los niños con DCH puede tener movimientos limitados o flexibilidad en la cadera afectada, y los niños mayores mostrar cojera, parecen ligeramente caminar como “pato” o caminar en puntas de pie al comenzar a caminar. Las radiografías de la articulación de la cadera puede confirmar el diagnóstico de la DDH en estos niños. El Ultrasonido es una herramienta útil de diagnóstico que se utiliza a menudo después del examen físico y consiste en colocar una sonda no invasiva aplanada en la articulación para mostrar una imagen de los tejidos profundos y huesos. es muy útil desde el nacimiento (preferible desde el mes de edad y hasta los 6 meses, ya que podemos ver las partes blandas o cartilaginosas que aún no se vuelven hueso y no se observan en las radiografías, por lo que su imagen es más exacta. Colocación del transductor del Ultrasonido Las radiografías se empiezan a usar a a partir de los 6 meses de edad, y podemos observar las relaciones y forma del hueso del muslo, el Fémur y el acetábulo. ¿Cómo se trata? Hay una variedad de tratamientos disponibles para DDH, y el determinante más importante en la selección de un tratamiento adecuado es la edad del niño. Si DDH se detecta poco después del nacimiento, el recién nacido debe ser colocado en un arnés de Pavlik, un sencillo dispositivo que se sujeta alrededor de las piernas del niño y los hombros. Está diseñado para mantener las piernas en la posición adecuada para que la articulación de la cadera esté en contacto cercano (con la "bola" cómodamente en el "socket"), de modo que pueda crecer y los ligamentos de la cadera mantengan la correcta posición con una tensión normal. El arnés de Pavlik se usa generalmente antes de los 6 meses, y es sorprendentemente suave y cómodo. En algunas caderas luxadas, especialmente en niños mayores de 6 meses de edad, la cadera puede no normalizarse inmediatamente, incluso con un arnés de Pavlik, por lo que se lleva a cabo una técnica conocida como una reducción cerrada que consiste en la manipulación de la cadera en el quirófano bajo anestesia general. Si la luxación es más inestable y no se puede manipular fácilmente, una operación quirúrgica conocida como una reducción abierta para poder colocar la articulación en su lugar. Después, un molde de yeso se aplica a la pierna y el abdomen inferior para mantener la articulación en su lugar. Con la edad de los niños, la gravedad de los problemas aumenta, los niños pueden requerir otros procedimientos, incluyendo las operaciones que reorienten el fémur o los huesos de la pelvis. Todos los métodos están diseñados para posicionar la cadera juntos más apropiadamente y mejorar la estabilidad de la articulación en el futuro. Se trata de operaciones que suelen realizar que pueden ayudar a la parte posterior de cadera en el camino hacia un desarrollo normal. Hacer frente a la DDH DDH en un niño puede ser una condición difícil para algunos padres para hacer frente, en particular debido a que su niño puede parecer completamente saludable, a menudo con apariencia normal piernas y las caderas. Por lo tanto, para los niños que tienen que usar un yeso o recibir la cirugía, el tratamiento puede parecer un poco extremo. Sin embargo, es importante recordar que las medidas correctivas que mejoran en gran medida la salud futura del niño y evitar lo que de otro modo podría ser una condición debilitante. Por otra parte, la gran mayoría de los niños con DDH aceptan bien con el tratamiento y logran tener la función de caminar a una edad normal. La mayoría no son en absoluto limitados en las actividades en las que participan, como juegos o deportes competitivos. Por lo tanto, aunque la enfermedad puede presentar algunos obstáculos temprano en la vida de un niño, la detección temprana y la adherencia al régimen de tratamiento adecuado le permitirá a su hijo a ser activo y saludable a través de la infancia y en la adolescencia y la edad adulta. Naturalmente, es posible que tenga otras preguntas sobre DDH que no son contestadas en el resumen anterior. Damos la bienvenida a cualquier pregunta, por lo que le instamos a plantear durante su próxima visita al consultorio.
Articulación de la cadera
Articulación de la cadera Luxación Congénita de Cadera Toluca Cronología y esquema de la Luxación de cadera
Cronología de la Luxación de cadera
Esquema de Luxación progresiva
Evolución perfecta sin Cirugía gracias a la detección oportuna
Evolución perfecta sin Cirugía gracias a la detección oportuna
Clínica de Ortopedia en Toluca y Metepec
Displasia acetabular pura, note la línea azul del lado derecho de la foto es más vertical que el otro lado
Cadera totalmetne afuera
Asimetría en la longitud de caderas, signo típico de Luxación
Ultrasonido de la cadera
Ultrasonido de la cadera
Tratamiento de la Luxación Congénita de Cadera Toluca Clínica de Columna  Vertebral en Toluca
Ortopedia Pediátrica
Centro Médico de Toluca Centro de Cirugía Mínima Invasiva
DR. LUIS ALBERTO IBARRA ZAZUETA
Centro de Cirugía Mínima Invasiva
Citas al Tel.
Especialista en Columna Vertebral y Ortopedia
Centro Médico de Toluca
(722) 232 2631
Cronología y esquema de la Luxación de cadera
CLINICA DE ORTOPEDIA EN TOLUCA Y METEPEC
Urgencias Cel.: 722 850 6543