CLINICA DE ORTOPEDIA EN TOLUCA Y METEPEC
Clínica de Columna  Vertebral en Toluca
DEFORMIDADES ANGULARES DE LAS PIERNAS
Alteraciones en el eje o forma de las Piernas La marcha con los pies hacia adentro o de patrón negativo de los niños pequeños a menudo es motivo de preocupación para los padres. A veces la madre y el padre deciden espontáneamente consultar al médico, pero sólo después de ser alertados por una abuela con buenas intenciones, vecinos, o incluso un asistente de ventas de calzado. Traen a su hijo al consultorio ansiosos para ver si su niño con los pies torcidos es realmente normal; ocasionalmente, el niño también puede tener las piernas arqueadas o “de charrito”, conocido como genu varo, o si son poco mayores, genu valgo, “les chocan las rodillas” están como Kiko (antiguo personaje de la TV).
Ortopedia Pediátrica
Por esta razones, un exámen detallado de las relaciones de rotación y axiales en los niños es apropiado, así como una investigación de las posturas que acostumbra adoptar el niño. El conocimiento del desarrollo normal de los ejes y rotaciones es crucial con el fin de establecer si es normal o no. Cuando los bebés se convierten en niños pequeños, adolescentes y adultos, sus ejes experimentan cambios típicos. Estos cambios afectan al muslo, la pierna y el pie: a) Anteversión femoral. El fémur en su extremo superior está formado por la cabeza y el cuello que guardan una relación o ángulo hacia adelante con relación al resto del hueso, este ángulo disminuye conforme el niño va creciendo pero queda con un ligero ángulo hacia delante. La posición de hincarse en W, es decir con las piernas separadas o al lado del cuerpo impide la regresión normal de este ángulo, causando que al caminar el niño meta las rodillas y los pies. b) La torsión tibial se refiere a la rotación del eje maleolar en relación con la parte posterior del cóndilo tibial a nivel de la rodilla y no suele estar presente en el nacimiento. Una torsión lateral de 15 °, en promedio, se desarrolla durante los primeros años de vida. La torsión tibial también se puede expresar por el ángulo entre los ejes del pie y el muslo. c) La rotación tibial el giro hacia adentro en relación al muslo, pero el eje de la pierna conserva su alienación. Un eje fisiológico en varo existe en el nacimiento, en el sentido de una pierna arqueada en lugar de un genu varo. El ángulo promedio en varo es de 15 °. La rodilla debe estar en una posición neutral al empezar a caminar, pero posteriormente desarrolla una posición en valgo (hacia fuera) de aprox. 10°, produciendo un distancia intermaleolar (separación de tobillos) de 2-4 cm. La posición en valgo exagerado corrige a la edad de 10 años alcanzando valores fisiológicos 5-7º, que experimentamos como una pierna recta, los cóndilos femorales y maléolos se tocan el uno al otro al estar parado, es decir no hay separación de rodillas ni de tobillos. En primer lugar, se debe observar el patrón de marcha o forma de caminar. Los niños pequeños a menudo mostrar una marcha hacia adentro, es decir “meten los pies” Y se debe distinguir si son las rodillas las que están rotadas hacia adentro o sólo los pies. En un caso de genu varo medimos la distancia intercondilar es decir, entre las rodillas y en genu valgo, la distancia en centímetros entre maleolos (huesitos del tobillo). La posición de la rótula también se debe comprobar la posición neutral del pie (aprox. 10 º de rotación externa en relación con la mediana). A continuación, se mide la amplitud de movimiento de la cadera: la rotación interna y externa. d) El Genu varo es la angulación o arqueamiento del miembro inferior causando que las rodillas se separen y los tobillos se junten. Ocurre en niños pequeños, menores a los 2 años después del inicio de la marcha, particularmente en niños que empiezan a caminar a una edad muy temprana, es decir, en un momento en las rodillas se encuentran todavía en la alineación en varo. En tales casos, este eje puede asumir proporciones dramáticas en la edad de 1-2 años. El pronóstico de estos casos de genu varo es muy bueno en los niños pequeños siempre que no exista patología subyacente. Una investigación reciente ha demostrado que el riesgo de progresión sólo se aplica si el varo se encuentra predominantemente en la tibia en lugar de la fémur. Formas patológicas se producen en Enfermedad de Blount, raquitismo y después de un traumatismo. e) Genu valgo, se refiere a la postura en la que cuando las rodillas se tocan, los tobillos están separados entre sí, de modo que las piernas adquieren una típicamente una apariencia en X, siempre simétrica. Esta postura es típica del niño entre los 3 y los 5 años de edad, y debido al eje de carga de las extremidades sobre los tobillos y los pies, suele acompañarse de una apariencia en valgo de los tobillos ("mete los tobillos"), que contribuye con el aspecto de pie plano. Hasta la edad de 8-10 años, un espacio entre los tobillos es evidente en la mayoría de los niños cuando las rodillas se juntan. La persistencia de genu valgo más allá de los 10 años es poco frecuente y casi siempre es causada por sobrepeso pronunciado. Es importante mencionar que estos niños suelen mostrar un aspecto falso de mayor deformidad o choque de rodillas, debido al mayor diámetro de sus muslos, que les impide juntar los tobillos, también es necesario valorar si el choque de rodillas produce alteraciones de la marcha, o al momento de correr. Ocasionalmente el niño puede referir dolor en las rodillas o en los pies, por ello conviene consultar con el especialista en Ortopedia Pediátrica, y valorar la intensidad del mismo y su relación con las posturas, si la situación persiste será preciso realizar algún estudio complementario que permita descartar patología o bien, confirmar la normalidad. Dentro de las causas patológicas será importante descartar las siguientes enfermedades: 1 . Enfermedades metabólicas que cursan con trastornos en la osificación. como el raquitismo hipofosfatémico. 2 . Secuelas de fracturas de tibia, especialmente cerca de la rodilla, debido a que pudo existir algún tipo de daño en el cartílago de crecimiento. 3 . Displasias óseas o esqueléticas. Son trastornos propios del hueso. Suelen ser niños de baja estatura con afectación ósea múltiple. El tratamiento debe consistir principalmente de la reducción de peso. Genu valgo es mucho menos comúnmente asociado con pre-artritis en comparación con genu varum, y la necesidad de tratamiento está igualmente reducido y indicada sólo en las formas severas. Twister o mangueras desrotadoras se han utilizado para muchos años para corregir la anteversión. Estos se extienden lateralmente en una banda de la cintura a la pierna y forza el pie de torsión hacia el exterior. Sin embargo, la ineficiencia de esta medida bastante desagradable para los niños sido confirmada. Los intentos para tratar el genu varo y valgo con férulas son también condenado al fracaso. Estas férulas se usan generalmente sólo por la noche cuando no hay fuerzas dinámicas están involucrados. Puesto que el ligamentos de la rodilla son elásticos, la corrección se lleva a cabo en la articulación en lugar del hueso. La única recomendación que le damos a los padres de niños con deformidades axiales es insertar una cuña en el zapato.
Deformidades Angulares de las Piernas Tratamiento de Deformidades Angulares de las Piernas en Toluca
Alineaciones en el eje
Rotación Tibial
Rotación Tibial
Deformidades Angulares de las Piernas Toluca Genu valgo por sobre peso Tratamiento del Genu valgo por sobre peso
Genu valgo por sobre peso, los muslos son muy gruesos
DR. LUIS ALBERTO IBARRA ZAZUETA
Centro de Cirugía Mínima Invasiva
Citas al Tel.
Especialista en Columna Vertebral y Ortopedia
Centro Médico de Toluca
Urgencias al Cel.: 722 850 6543
(722) 232.2631
Centro de Cirugía Mínima Invasiva
DR. LUIS A. IBARRA ZAZUETA
Centro de Cirugía Mínima Invasiva
Citas al Tel.
Especialista en Columna Vertebral y Ortopedia
Centro Médico de Toluca
Urgencias Cel.: 722 850 6543
(722) 232 2631
Clínica de Columna  Vertebral en Toluca
Ortopedia Pediátrica
DEFORMIDADES ANGULARES DE LAS PIERNAS
Alteraciones en el eje o forma de las Piernas La marcha con los pies hacia adentro o de patrón negativo de los niños pequeños a menudo es motivo de preocupación para los padres. A veces la madre y el padre deciden espontáneamente consultar al médico, pero sólo después de ser alertados por una abuela con buenas intenciones, vecinos, o incluso un asistente de ventas de calzado. Traen a su hijo al consultorio ansiosos para ver si su niño con los pies torcidos es realmente normal; ocasionalmente, el niño también puede tener las piernas arqueadas o “de charrito”, conocido como genu varo, o si son poco mayores, genu valgo, “les chocan las rodillas” están como Kiko (antiguo personaje de la TV).
Por esta razones, un exámen detallado de las relaciones de rotación y axiales en los niños es apropiado, así como una investigación de las posturas que acostumbra adoptar el niño. El conocimiento del desarrollo normal de los ejes y rotaciones es crucial con el fin de establecer si es normal o no. Cuando los bebés se convierten en niños pequeños, adolescentes y adultos, sus ejes experimentan cambios típicos. Estos cambios afectan al muslo, la pierna y el pie: a) Anteversión femoral. El fémur en su extremo superior está formado por la cabeza y el cuello que guardan una relación o ángulo hacia adelante con relación al resto del hueso, este ángulo disminuye conforme el niño va creciendo pero queda con un ligero ángulo hacia delante. La posición de hincarse en W, es decir con las piernas separadas o al lado del cuerpo impide la regresión normal de este ángulo, causando que al caminar el niño meta las rodillas y los pies. b) La torsión tibial se refiere a la rotación del eje maleolar en relación con la parte posterior del cóndilo tibial a nivel de la rodilla y no suele estar presente en el nacimiento. Una torsión lateral de 15 °, en promedio, se desarrolla durante los primeros años de vida. La torsión tibial también se puede expresar por el ángulo entre los ejes del pie y el muslo. c) La rotación tibial el giro hacia adentro en relación al muslo, pero el eje de la pierna conserva su alienación. Un eje fisiológico en varo existe en el nacimiento, en el sentido de una pierna arqueada en lugar de un genu varo. El ángulo promedio en varo es de 15 °. La rodilla debe estar en una posición neutral al empezar a caminar, pero posteriormente desarrolla una posición en valgo (hacia fuera) de aprox. 10°, produciendo un distancia intermaleolar (separación de tobillos) de 2-4 cm. La posición en valgo exagerado corrige a la edad de 10 años alcanzando valores fisiológicos 5-7º, que experimentamos como una pierna recta, los cóndilos femorales y maléolos se tocan el uno al otro al estar parado, es decir no hay separación de rodillas ni de tobillos. En primer lugar, se debe observar el patrón de marcha o forma de caminar. Los niños pequeños a menudo mostrar una marcha hacia adentro, es decir “meten los pies” Y se debe distinguir si son las rodillas las que están rotadas hacia adentro o sólo los pies. En un caso de genu varo medimos la distancia intercondilar es decir, entre las rodillas y en genu valgo, la distancia en centímetros entre maleolos (huesitos del tobillo). La posición de la rótula también se debe comprobar la posición neutral del pie (aprox. 10 º de rotación externa en relación con la mediana). A continuación, se mide la amplitud de movimiento de la cadera: la rotación interna y externa. d) El Genu varo es la angulación o arqueamiento del miembro inferior causando que las rodillas se separen y los tobillos se junten. Ocurre en niños pequeños, menores a los 2 años después del inicio de la marcha, particularmente en niños que empiezan a caminar a una edad muy temprana, es decir, en un momento en las rodillas se encuentran todavía en la alineación en varo. En tales casos, este eje puede asumir proporciones dramáticas en la edad de 1-2 años. El pronóstico de estos casos de genu varo es muy bueno en los niños pequeños siempre que no exista patología subyacente. Una investigación reciente ha demostrado que el riesgo de progresión sólo se aplica si el varo se encuentra predominantemente en la tibia en lugar de la fémur. Formas patológicas se producen en Enfermedad de Blount, raquitismo y después de un traumatismo. e) Genu valgo, se refiere a la postura en la que cuando las rodillas se tocan, los tobillos están separados entre sí, de modo que las piernas adquieren una típicamente una apariencia en X, siempre simétrica. Esta postura es típica del niño entre los 3 y los 5 años de edad, y debido al eje de carga de las extremidades sobre los tobillos y los pies, suele acompañarse de una apariencia en valgo de los tobillos ("mete los tobillos"), que contribuye con el aspecto de pie plano. Hasta la edad de 8-10 años, un espacio entre los tobillos es evidente en la mayoría de los niños cuando las rodillas se juntan. La persistencia de genu valgo más allá de los 10 años es poco frecuente y casi siempre es causada por sobrepeso pronunciado. Es importante mencionar que estos niños suelen mostrar un aspecto falso de mayor deformidad o choque de rodillas, debido al mayor diámetro de sus muslos, que les impide juntar los tobillos, también es necesario valorar si el choque de rodillas produce alteraciones de la marcha, o al momento de correr. Ocasionalmente el niño puede referir dolor en las rodillas o en los pies, por ello conviene consultar con el especialista en Ortopedia Pediátrica, y valorar la intensidad del mismo y su relación con las posturas, si la situación persiste será preciso realizar algún estudio complementario que permita descartar patología o bien, confirmar la normalidad. Dentro de las causas patológicas será importante descartar las siguientes enfermedades: 1 . Enfermedades metabólicas que cursan con trastornos en la osificación. como el raquitismo hipofosfatémico. 2 . Secuelas de fracturas de tibia, especialmente cerca de la rodilla, debido a que pudo existir algún tipo de daño en el cartílago de crecimiento. 3 . Displasias óseas o esqueléticas. Son trastornos propios del hueso. Suelen ser niños de baja estatura con afectación ósea múltiple. El tratamiento debe consistir principalmente de la reducción de peso. Genu valgo es mucho menos comúnmente asociado con pre-artritis en comparación con genu varum, y la necesidad de tratamiento está igualmente reducido y indicada sólo en las formas severas. Twister o mangueras desrotadoras se han utilizado para muchos años para corregir la anteversión. Estos se extienden lateralmente en una banda de la cintura a la pierna y forza el pie de torsión hacia el exterior. Sin embargo, la ineficiencia de esta medida bastante desagradable para los niños sido confirmada. Los intentos para tratar el genu varo y valgo con férulas son también condenado al fracaso. Estas férulas se usan generalmente sólo por la noche cuando no hay fuerzas dinámicas están involucrados. Puesto que el ligamentos de la rodilla son elásticos, la corrección se lleva a cabo en la articulación en lugar del hueso. La única recomendación que le damos a los padres de niños con deformidades axiales es insertar una cuña en el zapato.
Deformidades Angulares de las Piernas
Alineaciones en el eje
Rotación Tibial
Rotación Tibial
Deformidades Angulares de las Piernas Toluca Tratamiento del Genu valgo por sobre peso Deformidades Angulares de las Piernas Toluca Tratamiento del Genu valgo por sobre peso
CLINICA DE ORTOPEDIA EN TOLUCA Y METEPEC
MENU
DEFORMIDADES ANGULARES DE LAS PIERNAS
Alteraciones en el eje o forma de las Piernas La marcha con los pies hacia adentro o de patrón negativo de los niños pequeños a menudo es motivo de preocupación para los padres. A veces la madre y el padre deciden espontáneamente consultar al médico, pero sólo después de ser alertados por una abuela con buenas intenciones, vecinos, o incluso un asistente de ventas de calzado. Traen a su hijo al consultorio ansiosos para ver si su niño con los pies torcidos es realmente normal; ocasionalmente, el niño también puede tener las piernas arqueadas o “de charrito”, conocido como genu varo, o si son poco mayores, genu valgo, “les chocan las rodillas” están como Kiko (antiguo personaje de la TV).
Por esta razones, un exámen detallado de las relaciones de rotación y axiales en los niños es apropiado, así como una investigación de las posturas que acostumbra adoptar el niño. El conocimiento del desarrollo normal de los ejes y rotaciones es crucial con el fin de establecer si es normal o no. Cuando los bebés se convierten en niños pequeños, adolescentes y adultos, sus ejes experimentan cambios típicos. Estos cambios afectan al muslo, la pierna y el pie: a) Anteversión femoral. El fémur en su extremo superior está formado por la cabeza y el cuello que guardan una relación o ángulo hacia adelante con relación al resto del hueso, este ángulo disminuye conforme el niño va creciendo pero queda con un ligero ángulo hacia delante. La posición de hincarse en W, es decir con las piernas separadas o al lado del cuerpo impide la regresión normal de este ángulo, causando que al caminar el niño meta las rodillas y los pies. b) La torsión tibial se refiere a la rotación del eje maleolar en relación con la parte posterior del cóndilo tibial a nivel de la rodilla y no suele estar presente en el nacimiento. Una torsión lateral de 15 °, en promedio, se desarrolla durante los primeros años de vida. La torsión tibial también se puede expresar por el ángulo entre los ejes del pie y el muslo. c) La rotación tibial el giro hacia adentro en relación al muslo, pero el eje de la pierna conserva su alienación. Un eje fisiológico en varo existe en el nacimiento, en el sentido de una pierna arqueada en lugar de un genu varo. El ángulo promedio en varo es de 15 °. La rodilla debe estar en una posición neutral al empezar a caminar, pero posteriormente desarrolla una posición en valgo (hacia fuera) de aprox. 10°, produciendo un distancia intermaleolar (separación de tobillos) de 2-4 cm. La posición en valgo exagerado corrige a la edad de 10 años alcanzando valores fisiológicos 5-7º, que experimentamos como una pierna recta, los cóndilos femorales y maléolos se tocan el uno al otro al estar parado, es decir no hay separación de rodillas ni de tobillos. En primer lugar, se debe observar el patrón de marcha o forma de caminar. Los niños pequeños a menudo mostrar una marcha hacia adentro, es decir “meten los pies” Y se debe distinguir si son las rodillas las que están rotadas hacia adentro o sólo los pies. En un caso de genu varo medimos la distancia intercondilar es decir, entre las rodillas y en genu valgo, la distancia en centímetros entre maleolos (huesitos del tobillo). La posición de la rótula también se debe comprobar la posición neutral del pie (aprox. 10 º de rotación externa en relación con la mediana). A continuación, se mide la amplitud de movimiento de la cadera: la rotación interna y externa. d) El Genu varo es la angulación o arqueamiento del miembro inferior causando que las rodillas se separen y los tobillos se junten. Ocurre en niños pequeños, menores a los 2 años después del inicio de la marcha, particularmente en niños que empiezan a caminar a una edad muy temprana, es decir, en un momento en las rodillas se encuentran todavía en la alineación en varo. En tales casos, este eje puede asumir proporciones dramáticas en la edad de 1-2 años. El pronóstico de estos casos de genu varo es muy bueno en los niños pequeños siempre que no exista patología subyacente. Una investigación reciente ha demostrado que el riesgo de progresión sólo se aplica si el varo se encuentra predominantemente en la tibia en lugar de la fémur. Formas patológicas se producen en Enfermedad de Blount, raquitismo y después de un traumatismo. e) Genu valgo, se refiere a la postura en la que cuando las rodillas se tocan, los tobillos están separados entre sí, de modo que las piernas adquieren una típicamente una apariencia en X, siempre simétrica. Esta postura es típica del niño entre los 3 y los 5 años de edad, y debido al eje de carga de las extremidades sobre los tobillos y los pies, suele acompañarse de una apariencia en valgo de los tobillos ("mete los tobillos"), que contribuye con el aspecto de pie plano. Hasta la edad de 8-10 años, un espacio entre los tobillos es evidente en la mayoría de los niños cuando las rodillas se juntan. La persistencia de genu valgo más allá de los 10 años es poco frecuente y casi siempre es causada por sobrepeso pronunciado. Es importante mencionar que estos niños suelen mostrar un aspecto falso de mayor deformidad o choque de rodillas, debido al mayor diámetro de sus muslos, que les impide juntar los tobillos, también es necesario valorar si el choque de rodillas produce alteraciones de la marcha, o al momento de correr. Ocasionalmente el niño puede referir dolor en las rodillas o en los pies, por ello conviene consultar con el especialista en Ortopedia Pediátrica, y valorar la intensidad del mismo y su relación con las posturas, si la situación persiste será preciso realizar algún estudio complementario que permita descartar patología o bien, confirmar la normalidad. Dentro de las causas patológicas será importante descartar las siguientes enfermedades: 1 . Enfermedades metabólicas que cursan con trastornos en la osificación. como el raquitismo hipofosfatémico. 2 . Secuelas de fracturas de tibia, especialmente cerca de la rodilla, debido a que pudo existir algún tipo de daño en el cartílago de crecimiento. 3 . Displasias óseas o esqueléticas. Son trastornos propios del hueso. Suelen ser niños de baja estatura con afectación ósea múltiple. El tratamiento debe consistir principalmente de la reducción de peso. Genu valgo es mucho menos comúnmente asociado con pre-artritis en comparación con genu varum, y la necesidad de tratamiento está igualmente reducido y indicada sólo en las formas severas. Twister o mangueras desrotadoras se han utilizado para muchos años para corregir la anteversión. Estos se extienden lateralmente en una banda de la cintura a la pierna y forza el pie de torsión hacia el exterior. Sin embargo, la ineficiencia de esta medida bastante desagradable para los niños sido confirmada. Los intentos para tratar el genu varo y valgo con férulas son también condenado al fracaso. Estas férulas se usan generalmente sólo por la noche cuando no hay fuerzas dinámicas están involucrados. Puesto que el ligamentos de la rodilla son elásticos, la corrección se lleva a cabo en la articulación en lugar del hueso. La única recomendación que le damos a los padres de niños con deformidades axiales es insertar una cuña en el zapato.
Deformidades Angulares de las Piernas Tratamiento de Deformidades Angulares de las Piernas en Toluca
Alineaciones en el eje
Rotación Tibial
Rotación Tibial
Deformidades Angulares de las Piernas Toluca Genu valgo por sobre peso Tratamiento del Genu valgo por sobre peso
Genu valgo por sobre peso, los muslos son muy gruesos
Clínica de Columna  Vertebral en Toluca
Ortopedia Pediátrica
Centro Médico de Toluca Centro de Cirugía Mínima Invasiva
DR. LUIS ALBERTO IBARRA ZAZUETA
Centro de Cirugía Mínima Invasiva
Citas al Tel.
Especialista en Columna Vertebral y Ortopedia
Centro Médico de Toluca
(722) 232 2631
CLINICA DE ORTOPEDIA EN TOLUCA Y METEPEC
Urgencias Cel.: 722 850 6543